jueves, mayo 26, 2005

FUERTE MOTIN EN LA COMISARIA PRIMERA DE FLORENCIO VARELA. HAY DOS HERIDOS

La continuidad de motines en las comisarías de Florencio Varela parece no tener fin. Ayer le tocó nuevamente el turno a la seccional primera, donde un grupo de detenidos inició un incendio en los calabozos debido a que había separado a uno de ellos por malos comportamientos. El saldo no fue tan grave, sólo hubo dos heridos, pero la preocupación se extendió en toda la ciudad.
El despliegue de los bomberos y patrullas de la Policía Bonaerense generó un revuelo total en la tranquila tarde varelense. Dos autobombas, una ambulancia y una decena de patrullas desembarcaron a las 15.30 en el edificio policía de la avenida San Martín. Allí un foco de incendio había sido iniciado por presos rebeldes que reclamaban escandalosamente la reincorporación a los calabozos de otro convicto que había sido separado en horas matutinas por generar disturbios.
Si bien hubo varias etapas de negociaciones y charlas entre las autoridades de la comisaría y los reos el final no fue feliz. Entre gritos de reclamos y quejas un grupo de ellos inició un foco de fuego en los primeros calabozos lo que generó el aviso a los bomberos.
En cuestión de minutos, los socorristas pusieron en funcionamiento dos líneas de agua y con la ayuda del personal policial, que controlaba a los revoltosos, extinguieron el incendio El fuego se alimentó con colchones, prendas de vestir y objetos personales de los detenidos.
En menos de una hora la situación estaba controlada, la mayoría de los alojados fueron derivados al patio donde se les practicó una requisa, permaneciendo allí varios minutos a fin que se oxigenen con aire puro. Vale mencionar que la quema de colchones provocó un humo denso que generó malestar en las vías respiratorias.
En cuanto a los heridos, se supo que fueron solos dos -uno padecía una contusión en el antebrazo mientras que el segundo presentaba un corte en la ceja-. Según informó el titular de la Seccional Primera, Capitán Edgardo Lueiro, “los heridos no son producto del ingreso del personal policial sino de una suerte de reyerta que se generó como consecuencia del pánico cuando los pares iniciaron el motín”.

Todo en orden

De acuerdo a la información que INFOSUR Diario pudo recabar, el problema comenzó en las primeras horas de la mañana. Uno de los presos protagonizó una pelea con otro “por cuestiones de convivencia”; en cuestión de segundos, la refriega fue abortada pero cuando se intentó requisar al generador del problema este se negó.
Según relataron fuentes policiales, el individuo se resistió intentando agredir al personal policial. Inmediatamente fue reducido encontrándose una púa entre sus ropas. Ante esta situación los, funcionarios iniciaron una causa por resistencia a la autoridad y ante las reiterados grescas ocasionadas por el mismo se solicitó su traslado a otra dependencia carcelaria. En ese momento fue que se generó el problema mayor.
Cerca de las 17.30 todo estaba controlado. Para esa hora los bomberos se encontraban levantando las líneas de agua mientras que los jefes de la Policía Distrital de Florencio Varela, Inspector Eduardo González y Carlos Benítez (Jefe y Segundo Jefe, respectivamente) habían bajado a monitorear el estado de situación.
Cerca de las 20, estaban el edificio funcionarios judiciales que realizaban las pericias que iban a llevar al expediente iniciado.
Por ese entonces, se estaba realizando el traslado una quincena de reclusos a difere3ntes seccionales de la región.

Moneda corriente

Las comisarías de Florencio Varela vienen siendo desde hace varios meses noticias por diferentes motines y fugas de presos. Todo ello, a pesar de los reclamos por excesos de detenidos en los calabozos que realizara el Jefe Distrital González.
Hace tan solo quince días en la Primera se había llevado a cabo una situación similar a la de ayer, en la que tampoco llegó a mayores. Tiempo atrás fue el turno de la Quinta de la Capilla y la Cuarta de Bosques.
Pero no solo de motines viven los reos varelenses ya que también se produjeron dos fugas, uno en la Seccional Segunda y otro en la Tercera.
En esta última lograron evadirse 13 presos haciendo un boquete en un muro y saltando por las propiedades aledañas. Por estos días sólo seis ex convictos fueron recapturados mientras que se espera poder dar con el paradero de los siete restantes.

miércoles, mayo 25, 2005

POLICIA SE MATO TRAS DISCUTIR

Un efectivo de la Policía Bonaerense, de 34 años, que prestaba servicio desde hacía algunas semanas en la Comisaría Primera de Florencio Varela, se suicidó pasada la madrugada de ayer de un disparo en la sien efectuado con su arma reglamentaria. Aparentemente lo que habría desencadenado este accionar, habría sido una discusión de pareja. Según informaron fuentes policiales, el episodio sucedió en el barrio La Colorada en una vivienda ubicada sobre la calle San Agustín, aparentemente el efectivo identificado como Ernesto Agostinetti, habría tomado la drástica determinación luego de haber mantenido un fuerte entre dicho verbal con su pareja, quien le habría manifestado-al efectivo- que la relación entre ambos estaba terminada y que dejaría en las próximas horas el hogar matrimonial junto a su pequeña hija. Ante la noticia dada por su esposa, el policía habría montado en cólera y tras un fuerte ataque de nervios, habría sacado su arma de la cintura y en un primer momento se la habría puesto en la boca amenazando con que se quitaría la vida si su mujer no reveía la situación. Ante esto la mujer habría intentado calmar los ánimos entre la pareja, pero el sargento Agostinetti, ya descontrolado se habría colocado el arma a la altura de la sien y se habría disparado a sangre fría frente a la presencia de su esposa.
Este medio pudo saber de parte de fuentes fidedignas, que el policía desde algunos meses vendría manteniendo acciones de estas índoles con su pareja. Según argumentaron vecinos del matrimonio “las discusiones entre ellos ya eran moneda corriente y varias veces se escuchaban las peleas desde la puerta de calle”.
Por su parte, Edgardo Lueiro titular de la Comisaría Primera de Varela, donde prestaba servicio el efectivo aseveró, “ era un excelente funcionario policial y una mejor persona, es una lastima que haya tomado una determinación de estas características, él y Díos saben el porque de esta acción. Todos sus compañeros estamos muy tristes en lo personal y en lo profesional y creo que por no haber descubierto el fusible o el factor determinante que lo llevó a cometer este acto de quitarse la vida. Era un joven de convicciones fuertes e ideales firmes y creo que la institución ha perdido un valuarte de policía que llevaba dentro de sí esta profesión”.
La causa fue caratulada como averiguación de causales de muerte e intervienen la Comisaría local y el Juzgado en turno del Departamento Judicial de Quilmes.

Hallan otro joven muerto

Por otra parte, la policía de la misma seccional, fue alertada de que un joven de 18 años se hallaba sin vida dentro de su vivienda en el barrio Pico de Oro. El chico vivía solo y su madre fue quien lo encontró muerto y dio aviso a las autoridades. Se investiga el hecho y se cree que fue un ajuste de cuentas.
Según informaron fuentes policiales, el episodio se desencadenó en los primeros minutos de ayer, en una casa ubicada en la intersección de Madrid y Dinamarca, donde allí los vecinos al ver la puerta semi entre abierta del domicilio de Juan Gabriel Fernández, y al ver que una de las luces estaba apagada, dieron de inmediato avisó a su madre, quien vive a escasas cuadras del lugar.
Al llegar al domicilio la mujer y tras ingresar encontró al joven tirado en la cama con un disparó en la cabeza. Tras la crisis nerviosa la madre del muchacho dio aviso a la policía, quienes se presentaron en el lugar. Allí, los efectivos hallaron entre las pertenencias de la víctima un revolver calibre 32 todo desarmado y varios cartuchos calibre 3/80, pero lo que no encontraron los numerarios fue el arma aparentemente homicida.
Por último, los investigadores no descartan la hipótesis de que el hecho se traté de un ajuste de cuentas y siguen otras líneas investigativas para tratar de determinar como sucedieron los episodios.

miércoles, mayo 18, 2005

QUILMES: Le cortaron dos dedos y se los tiraron en Ezeiza. También hubo tiroteo en la Estación

Un joven de 26 años fue asaltado por una banda de ladrones en Quilmes y perdió la falange de dos dedos cuando quiso evitar que lo encerraran en el baúl de un auto y le apretaron la mano con la tapa.
Según informaron fuentes policiales, la víctima del asalto fue identificada como Gustavo Benítez, y los ladrones huyeron con la carga de parabrisas que la víctima comercializaba y transportaba en su camioneta Renault.
A Benítez lo liberaron en ruta 205 y Racedo, y debió ser asistido por médicos, aunque está fuera de peligro.
Todo se inició cuando Benítez circulaba en su camioneta y al llegar a Calchaquí y Rodolfo López fue interceptado por delincuentes que se desplazaban en un auto Ford Falcon.
Bajo amenazas de matarlo, los delincuentes obligaron al joven a bajarse de su camioneta y lo introdujeron en el baúl del Falcon.
Al parecer, Benítez intentó evitar que lo encerraran en el baúl, y quiso 'tomar la tapa con una mano'.
Por esa acción, cuando los delincuentes cerraron la tapa del baúl, Benítez perdió la falange de dos de sus dedos.
Luego de robarle la carga de parabrisas que comercializaba, a Benítez lo liberaron en ruta 205 y Racedo de Ezeiza. Su camioneta fue hallada sin la carga en Quilmes.
Por las heridas que sufrió, el joven debió ser asistido en el Hospital de Ezeiza. La investigación judicial la realiza la fiscalía 10 de Lomas de Zamora.

Tiroteo en la estación


Un episodio que comenzó con el robo a un ciber de Bernal terminó en las inmediaciones de la estación de Quilmes con un intenso tiroteo, cuando uno de los dos sospechosos le arrebató el arma a una mujer policía y se enfrentó a balazos con varios uniformados. Como saldo de la balacera, un malviviente resultó herido, lo mismo que un menor de 17 años ocasional usuario de Transporte Metropolitano Roca; en tanto que el otro sujeto se fugó y era intensamente buscado por efectivos de la comisaría octava de Barrio Parque.
Según pudo establecer este medio en fuentes policiales, todo se inició pasadas las 16 de ayer, cuando dos sujetos asaltaron un ciber ubicado en Castro Barros y San Martín de Bernal.
Al ser alertados, los policías advirtieron que los malvivientes huyeron en distintas direcciones, uno abordó un colectivo de línea mientras que el otro cruzó las vías y se fugó hacia Barrio Parque.

Un efectivo vio al sospechoso que ascendió al micro de línea y pasó el alerta radial.
Fue así ue los policías siguieron al colectivo y, al llegar a la estación de Quilmes, el delincuente se perdió entre los pasajeros y al bajar sorprendió a la sargento Nilda Torres -que estaba de custodia en la estación-.
Las fuentes informaron que el sujeto, luego de colocarle a la mujer policía su arma en la cabeza, le quitó el arma reglamentaria y huyó hacia la calle Canal de Beagle, mientras disparaba contra los policías de las comisarías tercera y primera de Quilmes.
Los policías repelieron la agresión e hirieron al delincuente, que una vez que descargó las dos armas fue reducido y detenido. Posteriormente debió ser trasladado por una ambulancia de los Bomberos de Quilmes al hospital Isidoro Iriarte.
En medio de los disparos resultó alcanzado por un proyectil un menor de 17 años que aguardaba el tren en la estación. Según los pesquisas, como el joven se encontraba a 120 metros del lugar, pese a resultar herido en la zona abdominal el proyectil no le interesó órganos vitales; presumen que el joven fue herido con el arma de la mujer policía que disparaba el delincuente, hecho que se investiga.
Las actuaciones quedaron a cargo del fiscal Gustavo Fariña de los Tribunales de Quilmes, cuyo secretario se hizo presente de inmediato en el lugar de los hechos.
Sin duda pudo ser en una tragedia de proporciones por el lugar y la hora del tiroteo. Al parecer el malviviente disparó las 17 balas del arma policial y las 12 del arma que usó para amenazar a la uniformada.

martes, mayo 10, 2005

COMISARIAS REPLETAS DE PRESOS

Para el ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanián, la situación en las comisarías de la provincia “es crítica”, pero rechazó la posibilidad de que los problemas originados por la superpoblación estén fuera de control.
En ese orden, Arslanián admitió que “hoy la situación es crítica”, en las comisarías de la provincia y aseguró que el problema de superpoblación “no está descontrolada”. Además aseguró que la situación “es difícil por que tenemos presos que superan nuestra capacidad”.
Sin embargo, las constantes fugas y motines que suceden mes a mes en las comisarías de Florencio Varela (se toma este distrito sólo a modo de ejemplo) tienen una clara justificación, y es que las celdas se encuentran abarrotadas de detenidos. De acuerdo a un relevamiento realizado por INFOSUR, en el distrito existe una superpoblación de presos del 100 por ciento.
El hacinamiento en los calabozos, como consecuencia de la falta de espacio, genera problemas de convivencia, sobretodo cuando el alojamiento carece de comodidades mínimas para la persona que sufre el encierro. A eso hay que agregarle el óseo continuo a causa de carecer de actividades para pasar el tiempo. Es allí cuando surgen las peleas de “poder” o bien los motines y fugas ( Ver fuga materializada).
El distrito en cuestión posee una población carcelaria compuesta por 78 individuos privados de su libertad, los que se encuentran alojados en lugares para un cupo de 41. De acuerdo a la estadística la seccional que en peor condición está es la Cuarta de Bosques, que en la actualidad tiene quince detenidos y espacio para tan solo cinco. Esto quiere decir que la superpoblación alcanza al 200 por ciento. Según se informó, este es el número máximo de presos que alojó en los últimos años, en tanto cabe destacar que hace dos meses aproximadamente se registraron intentos de motines.
Una seccional que cada veinte días tiene que soportar airadas protestas por parte de los detenidos es la Comisaría Primera. La vieja casona de la Avenida San Martín tiene capacidad para alojar tan solo 17 personas cuando en la actualidad tiene el doble de ese número, 28 (superpoblación del 100 por ciento). Pero el dato más importante que surge de la consulta es que el número más alto de detenidos fue 39 (número que supera ampliamente el 200 por ciento).
En cuanto a las situaciones ríspidas que se plantean cada quince o veinte días se aseguró que jamás pasan a mayores( siempre la policía logra controlarlos a tiempo).

Fuga materializada en la Tercera

La fuga protagonizada por 13 presos de la Comisaría Tercera de Varela, deja entrever la imposibilidad de control ante un planteo de superpoblación. Hace tan solo una semana había 22 alojados en donde solamente debería haber 8 (superpoblación casi del 180 por ciento). A espaldas de los uniformados los evadidos lograron limar con alambre de acero los barrotes de una puerta que da al patio, allí hicieron un boquete en los ladrillos huecos y ganaron el techo. A las 3.40 de la madrugada un vecino tuvo que alertar en la seccional que vio saltar y correr a varios individuos.
Tras ese hecho solamente quedaron 8 personas detenidas, lo que se toma como el número ideal. Cabe destacar que el día de la fuga fueron recapturado cuatro convictos, mientras que un quinto se entregó el lunes. Vale mencionar que el máximo de detenidos que tuvo la 3ra en los últimos tiempos fue de 25, aunque se mencionó que bastante tiempo atrás llego a tener cerca de 30.
A la fuga también hay que recordar dos grescas importantes, una un día domingo y otra en donde los protagonistas fueron los alojados y la fuerza pública.

Meses agitados para la Segunda

Otra seccional que tuvo días agitados desde la llegada de 2005 fue la 2da, ubicada en la localidad de Kilómetro 26. Allí se registró un motín entre enero y febrero y una fuga de 6 detenidos en el primer mes del año (de los cuales solo uno fue recapturado).
En la actualidad posee 17 personas en sus calabozos los que solamente tienen capacidad para ocho (lo que marca una superpoblación del 100 por ciento).
En 2003 se registró el mayor número de alojados que alcanzó a 33 (un 300 por ciento).
Por último queda la Comisaría Quinta de la Capilla en donde también hubo un fuerte enfrentamiento entre presos y policías producto de una revuelta organizada por los primeros. La misma tuvo como resultado un policía herido y varios detenidos con contusiones leves. En este lugar hay en la actualidad unos 10 detenidos en donde el cupo permitiría solamente 6, durante la consulta surgió que el máximo de hospedados llegó a 12.
Cabe destacar que, aunque se busca no mezclar a los alojados, en las comisarías frecuentemente se da que hay personas detenidas por delitos “pesados” que comparten celda con aprendidos por causas menores.

lunes, mayo 02, 2005

POLILADRONES EN EZPELETA

Tres policía que desempeñaban tareas en la Comisaría Sexta de la localidad de Ezpeleta fueron aprendidos el sábado último acusados de haber sustraído objetos de valor de un comercio. Uno es un suboficial con más de 25 años en la fuerza, otro es un subteniente (oficial ayudante) y el último es un oficial de policía (agente) quien en sus tiempos libres también trabajaba como bombero voluntario. Su tarea era custodiar el local que minutos antes había sido saqueado por un grupo de cacos, quienes les habían dejado gran parte de la vidriera rota, debían quedarse hasta la mañana a la espera de los propietarios, pero la tentación fue grande.
El hecho, que generó sorpresa en la tropa, sucedió el miércoles último en horas de la madrugada. Cerca de las cuatro de la mañana se alertó a la Comisaría por un robo en un local de artículos electrónicos en la equina de la Guarda y Mitre (frente al Cementerio de Quilmes). Hasta allí llegaron un par de patrulleros quienes constataron el ilícito y luego de las tareas de rigor el oficial a cargo ordenó dejar una guardia en custodia de la propiedad hasta la llegada de los dueños.
En esas cuatro horas que los servidores públicos montaron guardia se tentaron y no pudieron contener su afán de poseer lo ajeno. “Y sobre llovido mojado”. Cada uno se hizo de un “sourvenir” de la desvalijada casa de artículos electrónicos. Según se consignó no fueron objetos importantes los que sustrajeron ya que los mismos fueron escondidos en las mismas camperas que tenían esa noche, al parecer se trataría de una o dos cámaras de fotos y un autoestéreo.
Durante un diálogo que mantuvo con INFOSUR Diario el capitán Diego Olea (titular de la Comisaría Sexta) informó se conoció este segundo robo: “por la mañana cuando llega el dueño del local se da cuenta que faltaban cosas y que no coincidían con la modalidad del primer hecho. No coincidía con lo que comunmente realizaban los delincuentes”. Y prosiguió: “eso fue lo primero que hizo levantar sospecha al dueño, él lo hizo saber y se inicio la investigación que arrojo este resultado”.

Allanamiento y aprensión
Tan solo cuatro días le tomó al fiscal de la causa dar con los objetos que fueron llevados en el segundo hurto. Según informaron fuentes tribunalicias después de realizar varias tareas de investigación se ordenó tres allanamientos, uno se hizo en Florencio Varela, el otro en Berazategui y el último en Ezpeleta (donde vivían los uniformados en cuestión). Y tal como se preveía encontraron la cámara de fotos y el estereo.
El sub teniente, el oficial de policía y el suboficial fueron aprendidos el sábado en la misma Comisaría para la que prestaban Servicios, y más tarde se dispuso su traslado hacia una seccional que se encuentra en la localidad de El Pato (Berazategui) donde son alojados los policías que cometen ilícitos.
Por esta acción indecente un suboficial con 25 años de servicio echó por la borda 25 años de conducta intachable. Pero eso no es todo, otro de los “poliladrones” trabajaba en sus ratos libres como bombero voluntario y era conocido en todos los ámbitos que se desempeñaba como “una gran persona”, por eso se mencionaba dentro del ámbito policial que más que un delito habían llevado a cabo una chiquilinada.

ABUSADOR DETENIDO EN VARELA

Por su parte los investigadores policiales de la Comisaría Segunda de Florencio Varela, siguen de cerca las alternativas con respecto al violador que actúa en las inmediaciones de Claypole y en el límite con Florencio Varela, pero no descuidan su labor el la zona, ya que en el sábado apresaron a otro abusador que actuaba en el barrio. Se trata de un hombre de nacionalidad peruana, quien al momento de su detención acredito ser odontólogo y se resistió a los golpes.
Según informaron fuentes policiales, la detención del galeno, se llevó a cabo por una causa que lo tenía como implicado en el supuesto abuso de una paciente, a la cual la habría manoseado en su consultorio dental. La mujer en su denuncia aseveró, que el dentista le habría acariciado parte intimas aprovechándose de su estado, ya que el sujeto la habría anestesiado para extraerle una muela.
Con los datos aportados por la mujer, tomó intervención la justicia, quien libró una orden de detención para el implicado identificado como Pablo Emilio García Rojas de 66 años, el cual fue detenido por los hombres de Gianera, quienes luego de una ardua tarea de investigación dieron con el hombre en un domicilio de la calle Sarratea al 1800. Allí los uniformados le comunicaron la detención a García Rojas, pero este lejos de acatarse a las ordenes de la ley, comenzó un forcejeo para escapar. Finalmente fue reducido y remitido a la seccional donde quedo a disposición del Juzgado Criminal Número 2 del Departamento Judicial de Quilmes.

DESESPERADA BUSQUEDA DEL VIOLADOR DE CLAYPOLE

La policía continúo el fin de semana con la búsqueda de un hombre al que sindican como “El sátiro de Claypole”. El sujeto esta acusado de ser autor de la violación de al menos 28 mujeres en esa localidad. Quienes también se sumaron a la “cacería” del depravado sexual, fueron los agentes de la Comisaría Segunda de Florencio Varela. El límite entre las dos localidades está cercado. Se cree que el abusador tiene las horas contadas. Los lugareños reclaman seguridad.
Indignación, bronca y miedo, eso es solamente lo que expresaron los vecinos de Claypole, al ser consultados por este medio, sobre las andanzas del “sátiro”. Blanca una vecina que tiene tres hijas, se mostró muy preocupada por la situación y aseveró “realmente estoy aterrada de que este mal nacido pueda abusar de una de mis chicas. Tengo que acompañarlas día y noche y esperarlas cuando atraviesan este campo enorme (atrás de la cancha de Claypole), por que en este lugar es donde dicen que ataca esta bestia, lo único que queremos es que la policía atrape a este hombre y que cuanto antes lo pongan tras las rejas, es más los vecinos dicen que no sería de acá, que en este lugar elegiría a sus víctimas y que usaría el ferrocarril como vía de escape”.
Por su parte las autoridades policiales creen que las violaciones fueron concretadas luego de que las víctimas fueran amenazadas con un arma blanca, todas se habrían producido en las inmediaciones de la estación de trenes y en el descampado de atrás del estadio de Claypole.
Los ataques sexuales se iniciaron a fines de 2004 y las jóvenes elegidas por el “Sátiro” tienen entre 15 y 22 años.
Según informaron fuentes policiales, una misma persona habría llevado a cabo el 90 por ciento de las violaciones denunciadas, todas ellas con una misma característica, la brutalidad física y el amedrentamiento con armas blancas.

El identikit

La Policía Bonaerense, montó en las últimas horas un gran operativo de recorrida y rastrillaje para tratar de dar con el depravado sexual que ataca a mujeres desprevenidas de la zona. Los oficiales se basan en un identikit, elaborado en base a los datos aportados por las víctimas.
Las jóvenes describieron al hombre de pelo "azabache negro" y una altura mediana, entre otras características, que ahora son analizadas por la Policía.
Cabe destacar que el último ataque fue denunciado por una joven de 22 años que dijo haber sido violada y asaltada cuando bajó de un tren en la estación del ex ferrocarril Roca ubicada en esa localidad.
La chica señaló que cuando volvía de bailar y se dirigía a su domicilio en el barrio Don Orione fue sorprendida por el “sátiro del cuchillo” que la amenazó y le colocó un elemento punzante en el cuello y le exigió que la acompañara al descampado ubicado detrás del estadio de fútbol. En ese lugar el desconocido la violó y la despojó de sus pertenencias, para luego huir hacia el límite con la localidad de Florencio Varela. Es por eso que los uniformados comandados por el capitán Dante Gianera, están abocados a atrapar al depravado, que también habría hecho de las suyas por las inmediaciones de Kilómetro 26, y mantienen estrictas guardias por las inmediaciones.